x

Era el cumpleaños de su amigo Michael y ese día su madre y su mejor amigo, le harían una fiesta sorpresa, pero cuando su amigo fue a su casa a hablar con su madre sobre los preparativos, ella no sólo quería que su hijo tuviera una fiesta sino que también quería una fiesta privada para si misma. Por esa razón, le pidió al amigo de su hijo que le dejará tocar su miembro para luego chuparle esa pinga con la que tantas veces había fantaseado. En un primer momento él no quiso traicionar la confianza de su amigo, pero minutos después no pudo resistirse a las caricias de esta mujer que necesitaba placer sexual.

Comentar el video