x


La vecina del costado era una mujer un poco callada, pero cuando entraba en confianza era de aquellas mujeres que cuando agarra una polla no la suelta hasta exprimirla y dejarla sin jugo. Lo mejor de todo es que le gusta tanto la pinga que ella paga los hoteles.

Comentar el video