x

Su madrastra era una mujer muy sobre protectora y le gustaba conocer a la novia de su hijastro cuando él tuviese una nueva. Por esa razón, este chaval le había llevado a su casa para que se conociesen. Nunca advirtió que “cupido” les estaba siguiendo y, en vez de flechar a su novia para que quede perdidamente enamorado de él, flechó a su madrastra. Lo que pasó después fue que ella se calentó tanto que no le importó follar con su hijastro y lo sedujo tanto que le llevó a la cama para hacerle suyo.

Comentar el video