x

Suerte era lo que tenía este ciego. Había ido al oftalmólogo a medirse la vista porque no podía ver y al llegar se encontró con que la persona que le atendería era una mujer muy necesita de sexo que le sedujo y con la que se revolcó sin parar.

Comentar el video