x

No era mi intención, lo juro. Yo sólo había ido al baño a orinar y jamás pensé que lo que ocurriría minutos después cambiaría mi vida por completo. Soy lo que dicen en el colegio a las chicas tranquilas y estudiosas, una “NERD”. Estaba en el baño cuando de repente entró una porrista con su novio y empezaron a tener sexo, no sabía qué hacer y sólo me quedé callada, pero por un descuido hice ruido y se dieron cuenta que estaba ahí. Me descubrieron y para que no diga nada me propusieron follar. Nunca había tenido sexo y mucho menos un trío, pero luego de esa experiencia me he vuelto en una zorra insaciable que quiere follar todos los días y mi fetiche es hacerlo en el baño, ahí donde lo hice por primera vez.

Comentar el video