x


Era sucia, muy sucia y eso era lo que le gustaba a este cabrón que su suegra le lamiera los huevos y el culo. Su suegra siempre supo que el esposo de su hija era un hombre recorrido y que sólo se casaba con ella porque era joven y le podía dar el hijo que tanto quería, por eso no tenía remordimiento alguno cuando se encerraba con él y follaban cuando su hija no estaba en casa. Esa relación clandestina les excitaba a ambos mucho y estaban pensando en invitar a una mujer más para su primer trío.

Comentar el video