x


Más de 30 minutos mamándole la pinga a su yerno, esos eran los minutos que esta suegra daba placer al esposo de su hija, un moreno que disfrutaba el estar solo con esta mujer a quien le daba toda su lefa. Ella y él comenzaron esta relación prohibida cuando su hija se fue de viaje por trabajo por más de 3 meses. Su suegra no quería que él fuera a prostíbulos ni que se consiguiera una amante por falta de sexo, así que decidió ser ella la mujer que le mamaría los huevos y se tragaría su semen.

Comentar el video