x

Esta rubia se había dedicado a lo que mejor sabía hacer en su vida porque le gustaba tanto el sexo que si le pagarían por hacerlo sería muy feliz. Ahora era una muy cotizada prostituta que se anunciaba por internet y cuya tarifa no bajaba de los 1000 dólares por sesión de sexo que incluía de todo. Hoy ha sido contratada por uno de sus amigos que es un hombre millonario y que disfruta de la voluptuosidad de su cuerpo.

Comentar el video